El noviembre de 1998 nacía la revista literaria Mercurio, que se reparte de forma gratuita en librerías, bibliotecas e institutos Cervantes gracias a la Fundación José Manuel Lara

Alfonso Vázquez 18.11.2018

Guillermo Busutil, director de Mercurio, esta semana con varios números de la revista, incluido el del reciente número 200.

Guillermo Busutil, director de Mercurio, esta semana con varios números de la revista, incluido el del reciente número 200.Gregorio Torres

El escritor y periodista Guillermo Busutil la dirige desde 2007

Tal día como el pasado 14 de noviembre, pero de 1998, se repartía en las librerías andaluzas el primer número de la revista mensual Mercurio, ideada por el periodista sevillano Javier González-Cotta. En esos comienzos, una revista de reseñas literarias.

Veinte años más tarde, Mercurio sobrepasa los 200 números publicados y es la revista nacional de libros por excelencia con un claro objetivo: el fomento de la lectura.

Los 25.000 ejemplares gratuitos de los 10 números al año que en la actualidad se reparten en librerías, institutos Cervantes y bibliotecas de toda España, aparte de las descargas digitales de su página web (revistamercurio.es), son posibles gracias a la Fundación José Manuel Lara, que adquirió la publicación en 2000 y le dio un nuevo rumbo en 2007, de la mano de su actual director, el periodista cultural, crítico literario y colaborador de La Opinión de Málaga, Guillermo Busutil.

«Ana Gavín, la directora de la Fundación José Manuel Lara, que es la hada madrina y alma mater de Mercurio, quería darle un sesgo más periodístico, así que le presenté una maqueta e introduje cosas que no existían como el rincón del librero, para darle un homenaje a las librerías; el que la fotografía fuese un elemento de singularidad de la revista; recuperar el clásico, porque soy un gran lector de clásicos en verano o secciones como una ciudad escrita por un escritor», cuenta esta semana a La Opinión.

También introdujo otra seña importante: un dossier temático o de autor, «con la suficiente extensión para que tenga contenido pero que tenga un espíritu divulgativo».

El estreno llegó en 2007 con el número de febrero y una entrevista a Gabriel García Márquez, con motivo del Cuarto Congreso Internacional de la Lengua en Cartagena de Indias (Colombia).

Guillermo Busutil resalta que Mercurio se hace en Andalucía y en una parte importante, en Málaga. «El barco avanza porque hay un equipo que lo hace funcionar, con un capitán y una armadora de buques que sería Ana Gavín», resume.
En cuanto al equipo de colaboradores, nombres como Elvira Lindo, Antonio Muñoz Molina, Justo Navarro o Ricardo Menendez Salmón. Y para el perfil de reseñistas, Guillermo Busutil comenta que procura que el abanico sea amplio: «Críticos literarios, periodistas que son grandes lectores, escritores que son grandes lectores y a los que por supuesto no se le encargan libros de la editorial donde publican».

El director de Mercurio entrevista al escritor Javier Marías en su casa de Madrid, con motivo de protagonizar el dossier de enero de 2017. Archivo Guillermo Busutil

Por cierto que al tratarse de una revista de fomento de la lectura, no se publican críticas negativas de libros: «Puede salir alguna crítica con algunos peros y señalando defectos de manera constructiva», precisa.

Y para que un libro aparezca en ella hay dos requisitos: «Que tenga distribución nacional y que sean libros editados, no autoeditados, porque la autoedición no tiene una distribución consecuente».

Mercurio es muy bien recibida en las librerías españolas por su papel de fomento de la lectura; y en cuanto a la sección El rincón del librero, el director señala que cuando llama a una librería para informarle de que será la protagonista del próximo número, «algunas dicen que por fin, y otras llaman preguntando que cuándo les va a tocar a ellas», sonríe.

Prestigio y credibilidad

Con 20 años a la espalda y 205 números, Guillermo Busutil resalta el «prestigio y credibilidad» que ha alcanzado la publicación. «Todo el mundo quiere que su libro salga en Mercurio y mucha gente del libro quiere escribir en ella», resume.

Con la escritora Ana María Matute en el Centro Cultural de la Generación del 27, en 2014. Archivo Guillermo Busutil

El prestigio, subraya, también es para la Fundación José Manuel Lara y, por extensión, el grupo Planeta, «porque por un lado le damos visibilidad a sus productos, el Premio Planeta, el Premio Nadal, el Premio Biblioteca Breve, el Premio Fernando Lara… todos los grandes premios llevan una entrevista central, y hemos hecho lanzamientos a sus autores, pero al mismo tiempo sacamos también de todos los sellos editoriales, incluidas las editoriales independientes, y eso es un escaparate que le da visibilidad a la casa y le da prestigio porque es una revista muy plural», argumenta.

Con más de 30 años como periodista cultural, 12 de ellos con el programa cultural de radio más longevo de Málaga, Guillermo Busutil ha tenido la oportunidad de entrevistar a muchos escritores, pero subraya que con Mercurio, una revista nacional con descargas de la web en Hispanoamérica, tiene el privilegio de poder entrevistarlos largo y tendido y a veces en sus propias casas.

En esos casos, cuenta, juega a su favor la condición de autor, además de la de periodista, «porque puedes hacer preguntas que no te las hace un periodista sino un escritor».

Entrevista al premio Nobel Mario Vargas Llosa para Mercurio, en 2017. Archivo Guillermo Busutil

Javier Marías, Victoria Camps, Juan José Millás, Mario Vargas Llosa, Marta Sanz, Ruiz Zafón, Jorge Volpi, Isaac Rosa… la lista es larga. Entre ellos, confiesa que uno de los que más le ha sorprendido ha sido el Nobel Mario Vargas Llosa, «porque es un gran seductor, un escritor que te da mucho juego si se siente cómodo, al igual que Javier Marías, un escritor un poco con fama de distante, pero no es así si generas una buena química».

También guarda un buen recuerdo de Eduardo Mendoza, «con quien he llegado a tener una relación casi de amistad» y ha existido cercanía y complicidad con autores como Juan José Millás, Antonio Muñoz Molina, Elena Poniatowska («una señora entrañable»), Cristina Fernández Cubas o Ana María Matute («era fabulosa, encantadora, una especie de tía abuela fantástica»).

Con el último número de la revista Mercurio, dedicado a las letras portuguesas, esta semana. Gregorio Torres

Por contra, reconoce que es difícil de entrevistar, por su seriedad y timidez, el autor de Patria, Fernando Aramburu, al igual que el alemán David Safier («un hombre con muy buen sentido del humor pero muy difícil»).

Mercurio, que llegó a contar con una tirada de 45.000 ejemplares, no ha sido inmune a la crisis: en 2013 redujo gastos y la tirada bajó a 25.000 , además de sacar un número menos al año. En todo caso, sorteó la tormenta y sigue adelante.
Cuando al escritor y periodista se le pregunta por la crisis que sigue afectando al libro, al tiempo que bajan los índices de lectura, reconoce que «a veces hay cantos de sirena, borrascas más oscuras donde parece que la revista pudiera desaparecer, pero hay que confiar en que la casa, no solo la Fundación José Manuel Lara sino Planeta, mantenga la apuesta viva por la revista, que fomenta la lectura, que entra en los colegios y en los institutos, porque hay muchos profesores de literatura que emplean Mercurio para dar clase».

En este sentido, destaca que esta revista con el nombre del dios romano de la comunicación «está en el ámbito universitario, en el mundo literario y es muy querida por el sector del libro, al mismo tiempo que es muy respetada por el resto de editoriales».

Dos décadas de fomento de la lectura, el mérito de Mercurio, hecho en Andalucía.

https://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2018/11/18/mercurio-decadas-fomento-lectura/1047986.html